Vuelo nocturno.

viernes, 29 de julio de 2011

Primer sollozo.

     Despacho Lune Moreno Sánchez.
Diseñadora.

   Leyó para sus adentros el cartel de la puerta del despacho, Alma, mientras que anunciaba su presencia con varios golpes en la puerta.
   La secretaria la había dejado entrar de mala gana, cuando ella le había dicho que era la hija del marido de la mujer. Ahora la miraba con el ceño frucido y vigilando cada uno de los pasos de la chica.
    Lune abró la puerta. Vestía una ligera falda blanca y  una camiseta rosa clara. Su ondulado pelo rubio, recogido en una alta coleta. Como había ya pensado anteriormente Alma, parecía una Barbie.
    -Alma, así qeu a final has venido.-sonrió mostrando sus perfectos dientes blancos.-entra, cariño.
    El interior, era amplio, las paredes de color blanco que casi hacia daño a los ojos, varios cuadros de pintura abstracta colgaban de ella. Había maniquíes, y grandes carteles de mujeres y hombres con ropa seguramente diseñada por la propia Lune.
    -Es sencillo.-comentó de pronto Alma. Mostrando admiración por el alto techo, ella le encantaba los espacios abiertos. En el techo había un gran ventanal en el que se podía vislumbrar un trozo del gran cielo azul verano. Suspiró. En esa sala había tanta calma.
    -Es mi templo. Donde me surgen las ideas, donde expulso mi estrés. Además tengo cafetera.-bromeó.
    -Es increíble. Es como si este espacio tan blanco, te aliviara el alma.-la chica no sabía ni lo que decía, pero siguió.-Como si te quitaras el oxido de tu mente.-Estiró sus brazos hacia el techo y cerró con fuerza sus ojos.

     -Ven, Al.
     -¿Qué?
     -¿Viste que gran infinito es el mar?
     -Sí, lo vi. Es grande.
     Sintió como unos cálidos brazos la rodeaban.
     -Te regalaría todo eso, en abrazos.
     -Te quiero, Esperanza.

     Una lágrima asomó su transparente cuerpo del borde del ojo. Alma, abrió los ojos, sonrió.
     -¿Qué problema tienes en tu interior, Alma?
     -Es... como si ella no pudiera salir de aquí.-señaló su mente.-Cada vez que pienso en ella, es... triste. Cuando ella se fue, perdí muchas cosas, mis padres, mi hermano y su consuelo. La alegría de saber que a través de estas paredes me estaría esperando ella, con su gran sonrisa.
      -Esperanza, ¿verdad?-Lune, la miró con sus grandes ojos azules.
      Hacía mucho tiempo que no escuchaba el nombre en voz alta. Cuando Lune lo pronunció, fue como un aguijonazo en todo su cuerpo. Lloró, como no lo había hecho desde milenios. Y descargó toda su tristeza en esa sala, que radiaba calma.
       -Tu problema es que nunca aceptaste su pérdida, Alma.
       -Yo soy la culpable de la muerte de ella. Yo tendría que haber muerto, yo tengo toda la culpa.
       Su voz se sumió en varios sollozos.

2 comentarios:

  1. esta chica no va vivir bien hasta que no deje ir a su hermana :( pobre al esta tan triste...

    besos Funny me encanta este capitulo y la forma en que lo relatas

    ResponderEliminar
  2. U.u ... Qué bonito !! jeje
    Oye muchas gracias por seguirme en mi blog jiji Yo también te sigo !! En este y ahora mismo me meto en el otro blog :)
    Escribes de maravilla, me encanta !! xD
    Muchos besos y gracias por interesarte por mi blog !!¡¡ :D

    ResponderEliminar