Vuelo nocturno.

sábado, 6 de agosto de 2011

Letargo oscuro.

       Alma volvió a ser el extraño insecto oscuro, que desangraba de varias heridas provocadas por si misma.
       Su corazón que se había vuelto tibio y tolerante ante los sentimientos, se volvió gelido y triste.
       Sus ojos no derramaron lágrimas al día siguiente y ni los siguientes del prematuro aborto de Gabriel. Se encerró en su cueva, pequeña y fría, sus ojos plateados se volvieron de un vulgar gris.
        Solo toleraba la presencia de Ángel, quien acudía todas las tardes a su casa con la esperanza de que con su esfuerzo y una gran sonrisa, recuperara el brillo que perdió tras el embarazo. Alma lo miraba impasible ante el gesto de ánimo de Ángel y se dejaba abrazar por él. Ni una palabra. Nada.
         Una tarde Ángel entró en la penumbra del dormitorio de la chica, ésta estaba intentando levantarse de la cama, pero al posar sus pies en el frío suelo cayó sin más. El chico se apresuró a tomarla en brazos desde el suelo.
         -No puedo.-dijo simplemente Alma con una irónica sonrisa dibujada en la cara. Ángel sintió un desgarrón en su alma y comenzó a derramar lágrimas que Alma no podía derramar.
       
          Se estaba muriendo... sin más.

2 comentarios:

  1. no pude contestar antes pero el capitulo anterior me dejo horrorizada, no me lo podia creer y estes :'( me ah dejado sin palabras, no tengo un comentario hacerca de este capitulo, bueno si, solo uno, angel es lo que dice su nombre.

    ResponderEliminar
  2. Yo en el lugar de Alma ya me hubiese muerto con mi hijo. Pobre. Me da mucha pena. Ángel es un caballero y un gran tipo, apoyándola incluso cuando fue su propio hermano el que cometió ese estúpido error. Espero que Alma no termine hundiéndose hasta el punto de no levantarse nunca más. No puede terminar así, no se lo merece T.T

    ResponderEliminar