Vuelo nocturno.

jueves, 25 de agosto de 2011

Maldito Odei.

(Lune)
    Todo era confuso cuando me desperté desnuda, en una cama desconocida. 
    Solo recordaba fragmentos del día anterior, la moto azul oscura, la débil sonrisa que mostraba Odei, su mano adentrandose por debajo de mi camiseta, nuestro primer beso, sus caricias, el ruido que hace al bajar la bragueta. 
      Y ahora estaba ahí, entre las sábanas blancas que olían a él, todo a él. 
      Odei permanecía todavía dormido, su cabeza yacía en su barriga, su cálido aliente me hormigueaba la piel. 
       Mierda
       -Odei, Odei.-lo llamé con suavidad sacudiendo el brazo del joven hombre. 
       -¿Mmmmm?-murmuró. Abrió los ojos, seguidamente sonrió y levantó la cabeza.-Tu marido no te ha hecho sentir como lo he hecho yo, ¿eh?-Así que todavía eres así... 
        -Callate. ¿Qué he hecho? Dios.-cubrí mi rostro con las manos.-No se lo digas a nadie, ¿de acuerdo? No... yo no debería de estar aquí, ni contigo.-me levanté y empezé a vestirme. Eché un vistazo a su móvil, mierda, cuatro llamadas perdidas y un mensaje: Cariño, pero, ¿dónde te has metido? ¿Cena empresarial?, te espero por la noche en casa. Te quiero.-Joder...-le había puesto los cuernos a mi marido. Era el colmo. Me dispuse a salir de esa casa rápido y sin mirar siquiera mi alrededor.
         Cuando iba a salir de la casa, una figura tropezó conmigo.
          -Perdona...-Ángel me miró sorprendido.-¿Qué haces tú aquí?
          -Nada, olvida que estuve aquí.-salí corriendo por la puerta. Encima me ve su hermano, menos mal que no estan los padres porque entonces ya...
          Mi móvil vibra, mi marido.
          -Dime, ca...-la palabra se me atragantó en la garganta como si no pudiera salir.
          -¿Dónde estabas?-preguntó enojado.-Te he estado llamando toda la noche.
          -Sí, lo siento, estaba fatal, tuve que pasar la noche en un hostal, porque a mitad de camino me entró...-cuento chino, dios mío, ¿por qué? Maldito Odei.
          -Tendrías que haberme llamado, amor.-dijo ya calmado.-Me tenías preocupado en serio, parece que la vida empresarial te está matando. ¿Sabes qué? Esta tarde la tengo libre, para tí, las horas te la dedicaré solo a tí. Por eso, sobre las cinco en tu despacho.-Es verdad, tengo trabajo.
           -Claro, Jacinto.
           -¿De verdad estás bien?
           -¿Por qué no iba a estarlo? Mira cariño, tengo que dejarte, ¿si? Una reunión urgente con la jefa.
           -Pero, si la jefa eres tú.-rió.-¿De verdad qué estás bien?
           -Sí, cariño. Te tengo que dejar de verdad. Besos.
           -Te quiero, besos.
 
           Maldito Odei...
          

       

       



3 comentarios:

  1. *la primera en comentar wiiii xD

    odei... no hace algo bien, cuando la sigue cagando en otras cosas... ahora arrastro a la pobre lune hacia su circulo.. no se como estallara todo esto...

    me sosprende cada capitulo Funny de verda haces algo maravilloso con esto

    besos

    ResponderEliminar
  2. U.u Qué razón tiene el título..maldito Odeiiii!!!!!!!!!!!!!!! xDDD
    Ha estado genial el capi :P
    He colgado nuevo capítulo, pásate si quieres:)
    Beesos majaaa :D

    ResponderEliminar
  3. ...Primera vez en la historia que mi intuición con un personaje no me ha fallado. Me ha parecido, rastrero no, lo siguiente, que Odei hiciese semejante cosa con Lune. Aunque ella también tiene su parte de culpa... acaso estaba drogada como para hacerlo sin más? Ains señor mío =.= "Hostal casa Ángel, le atiende Odei, digame?" venga va! xD
    Aun así, me ha gustado el capítulo, porque las cosas se lían cada vez más.

    Un beso!

    ResponderEliminar