Vuelo nocturno.

miércoles, 31 de agosto de 2011

Un vestido para Alma.

   -Buenos días a todos.-saludó el padre de Alma al entrar en el salón de la casa donde la madre, Alma y Lune desayunaban en silencio.-Os traigo una noticia sorpresa.
   Alma ni siquiera separó la mirada de su plato de cereales, Lune y la madre de la chica, sin embargo alzó la mirada de sus tazas de café y dirigieron miradas de interrogación a Jacinto.
   -Acabo de adquirir una vivienda y nueva.-guiñó el ojo. Alma seguía absorta en sus cereales.-Hija, cariño, ¿No te apetecería una vuelta por la casa?
   -Lo que queráis.-repuso Allma sin desviar la mirada.
   -¿Qué?-exclamó Lune.-Una casa, dios la quiero, ver. ¿Es grande?
   -Bastante, ¿os venis?
   -Claro.-dijeron al unísono las mujeres. Alma asintió en silencio pero no se movió.

   La casa era grande con un inmenso jardín trasero y delantero, al entrar había una gran sala cubierta de parqué, sin amueblar, con un techo bastante alto, paredes pintadas de blanco, varias columnas sostenían el alto techo.
     -Es... inmenso.-suspiró Lune.
     -Así es. Para estrenarla he pensado celebrar una fiesta con varios colegas de mi empresa. Claro que si querés podeís invitar a los que queráis.-sonrió Jacinto y abrazó a Lune por detrás.-He llamado a la familia de Ángel, los cuatro están invitados.

   -Alma, cariño, ¿te apetece qué salgamos un rato para comprarte un vestido bonito, cielo?-Ama dirigió una mirada aburrida a Lune.
   -¿No puedo ir en vaqueros?
   -Es una fiesta.
   -Si no hay más remedio...
   Una hora más tarde estaban en la calle donde estaban las tiendas de ropa. Lune parecía que era experto en compras, la metía en vestuarios, le obligaba que se probara mil y un vestidos, de todos los colores y formas.
    Al final, Lune se encogió de hombros y suspiró.
    -Te diseñaré un vestido solo para tí, todavía quedan una semana y cuatro días más o menos.-le tomó la mano, salieron de la tienda para montar en el minicoche de la mujer rubia.-Vamos a mi despacho.-sonrió.
  
   -Me gustaría que el vestido estuviera ajustado por el pecho, no tiene mucho y le beneficiará, debajo creo que le pondría un lazo negro o marrón, el color del vestido... gris azulado, para que te pinte con los ojos...-Lune parloteaba sin parar mientras pintaba un primer dibujo del vestido, varias de las empleadas de la mujer atendían a las palabras de esta sin quitar de vista a Alma, que estaba de pie en el centro del despacho.
   -Yo se lo dejaría corto, señora,-intervino una delas empleadas, una mujer de cabellos muy oscuros y grandes ojos verdes.-Enseñaría parte de sus piernas que parecen bien cuidadas y delgadas, además que si se pone un vestido largo la harían envejecer y hacer más seria su cara.-rió.
   -Sí, tienes razón, entonces corto...
  
   Alma suspiró y subió la mirada hacia la ventana situada en el techo del despacho.
 



   

   

3 comentarios:

  1. un vestido... una fiesta, y toda la familia de angel?? esto va a a estar, muy, muy pero muy tenso

    ResponderEliminar
  2. La familia de Ángel e.e xDDDDDD
    Es un poco...pesada...Lune con el vestido...
    Pobrecita Alma...xDDD
    Muchos besos majaa :D

    ResponderEliminar
  3. Parece que Alma no tiene mucha ilusión de asistir al acontecimiento. Normal, yo tampoco las tendría. Lo que no se es como Lune no se ha inmutado por la invitación a toda la familia de Ángel. Algo me dice que en la fiesta va a ver algo más que champán y caviar...
    Sigue pronto Funny. Un beso!

    ResponderEliminar