Vuelo nocturno.

miércoles, 3 de agosto de 2011

"¿Y cómo sabes qué es mío?"

     -Estas embarazada.-confirmó la enfermera.
     Alma suspiró y alzó la vista hacia Lune y su madre que la miraba estupefacta. La chica se levantó de la camilla, y una vez más dirigió la vista hacia la pantalla donde pudo vislumbrar el resultado.     
      Sin despedirse de la enfermera, salió de la sala, de un angustioso color blanco. Las siguieron las mujeres mayores aunque pronto la perdieron de vista. Alma quería perderse. Sin saber cómo, sus pasos le dirigieron al cementerio. Hacía mucho que no la visitaba.
       Se tumbó en el césped un poco húmedo cuando llegó a la sepultura de su hermana.
       -Hola Esperanza.-cerró los ojos.-Todo bien como siempre, aunque un poco mareada y con un maldito niño en la barriga.-se acarició la barriga inconscientemente, suspiró.
        Madre, ella, con quince años. La idea le produjo mareos.     
        Quince años.

       -Odei, ¿podemos hablar?-Ángel miró a su hermano mayor con odio. Este dejó la bebida en la mesita del salón.
       -Dime, peque.
       -Alma está embarazada.
       -¿Y?-preguntó sin mucho interés, Ángel empezó a ponerse rojo.
       -Es tuyo.-dijo solamente.
       -¿Y cómo sabes qué es mío?-lo miró.-Es muy guapa.
       -Es tuyo. Punto.-Odei miró con seriedad a su hermano, por primera vez en la conversación.
       -De acuerdo, hablaré con ella, pero ni se te ocurra pensar que ese niño me va a cambiar la vida, si es mío lo arreglaremos.

        Alma andaba de regreso a casa cuando un familiar sonido de una moto interrumpió sus pensamientos.
       -Alma.-la llamó Odei. La chica se dio lentamente la vuelta. Lo miró unos segundos y luego se acercó a él.
       -Dime.
       -¿Estas embarazada?-preguntó como si quisiera asegurarse.
       -Sí Odei, y el padre eres... tú.-respiró hondo.
       -Por eso quería hablar contigo.-se sacó varios billetes de su bolsillo del pantalón.-Toma, para el aborto.
       Entonces varios pensamientos acudieron rápidamente a la mente de la chica.
       Uno, matar a un niño. A aquel niño de grandes y  brillantes ojos grises.
       Dos, una parte de ella defendió al pequeño con su alma, gritando en su interior: "NO."
       Y tres, quería tenerlo. Dormirlo en su regazo, protegerlo y mimarlo. Verlo crecer.
        Alma cogió el dinero y, seguidamente lo tiró al suelo de la acera. Odei la miró atónito.
        -No voy a abortar, si no quieres ser el padre del niño lo comprendo y lo respeto. Pero no voy a matarlo.-se dio la vuelta y echó a correr hacia su casa.
         Odei se quedó mirando los billetes que, cómo tristes hojas en otoño, se balancearon en la brisa cálida de verano.

         Alma, pasó muchos días reflexionando y a la vez, discutiendo con sus padres. Su madre fue la que se opuso por más tiempo, pero su padre al ver que Lune respetaba y defendía la decisión de Alma terminó el asunto con un gran suspiró de resignación y una calada al cigarrillo.
         Seymus al enterarse del estado de su hermana, solamente la miró con un profundo odio y comentó.
         -No sabe ni siquiera quien es el padre del bastardo.-y sonrió.
         Ella soñaba con un pequeño niño, con el revuelto pelo oscuro de Odei y Ángel, y con los grandes y grises ojos de ella.
          Gabriel.
                   
          
     

2 comentarios:

  1. hay funny estas haciendo algo hermoso y tristes...
    y lo mejor es que no es una hjistoria fantastica es algo que le pudo pasar a cualquiera o que tal vz le este pasando a una jovencita de la que no tengo ni idea... que maravilloso trabajo haces con esto nunca pense que esto tomaria este rumbo pero te esta quedando excelente :)

    besos

    ResponderEliminar
  2. U.u Embarazada ?? Qué locura... XDDD
    Por cierto me encanta en nombre de Gabriel hahahhaha
    He colgado new capi, pásate si quieres:
    http://coorazondedragon.blogspot.com
    Muchos besos !!! :D

    ResponderEliminar