Vuelo nocturno.

viernes, 2 de septiembre de 2011

Sorpresa en la fiesta.

   En una de las grandes habitaciones de la nueva casa estaban Alma, con cara de no saber nada de la fiesta, y Lune que revoloteaba con millones de cintas en la mano. En un sofá de cuero blanco reposaba el vestido azul grisáceo de Alma. Esta estaba sentada en una silla delante de un tocador que tenía un gran espejo en el que se reflejaba casi toda la habitación.
   Lune ya estaba vestida, un largo vestido negro de noche, una estola blanca estaba en el hombro dela mujer para que no estorbara, su pelo rubio, estaba recogido en un complicado moño y un par de pendientes transparentes que reflejaban la luz como si fueran pequeñas estrellas colgaban de sus orejas. Sus labios estaban pintados con un rosa no muy fuerte y tenía las pestañas largas, en resumen... parecía una barbie.
   Alma, sin embargo acababa de venir y estaba recién bañada y cubierta de una bata rosa bebé de Lune.
  -Primero te secaré el pelo y te lo peinaré y después... ¡Te pondré el vestido!
  -Genial.-dijo Alma sin mucho interés. Lune rió.
  -Vas a ser la chica más guapa de la fiesta, el vestido único.-sonrió la mujer mientras cogía la secador y lo pasaba por el largo pelo de Alma.

   Cuarenta y cinco después Alma entraba en el gran salón donde se celebraba la fiesta. Estaba irreconocible. El vestido alzaba su pecho y lo recojía en una cinta marrón donde detrás en la espalda se cruzaba en forma de lazo donde la cinta restante caía sin orden por la espalda, no tenía mangas. El bajo del vestido gris-azulado llegaba hasta las rodillas, y sus pies estaban cubiertos por unas finas cintas negras atadas a una plataforma también fina con tacón. Su cabello negro estaba algo ondulado y lo tenía en un lado, en el otro lado estaba sujeto con una pequeña flor de tela del color del vestido con estambres de negras. Sus pestañas estaban cubiertas de rímel que hacían que sus pestañas fueran largas haciendo que sus ojos grises resaltaran ante todo.
   Ángel que la esperaba, cuando la vio sonrió y se acercó.
   El chico vestía un traje negro, estaba muy guapo.
  -Estas preciosa.
  -¿En serio?
  -Mejoraría si sonrieras.-Alma sonrió y aceptó el brazo que Ángel, ofrecía. El chico la condujo a la pista de baile donde varios chicos, hijos de los colegas de la empresa del padre de Alma, miraron codiciosos a la chica, hasta algunos silbaron. Pero la pareja no dijo nada, solamente bailaron el valse que en ese momento la banda tocaba en una esquina. 

   -Pero, ¿qué haces?-Odei sujetaba a Lune del brazo la conducía fuera de la casa, detrás de algunos árboles que había en el jardín. Al llegar allí no la soltó, la sujeto de la barbilla e intentó besarla.
   -¡Quitate de en medio!-se sacudió de encima a Odei, con bastante dificultades porque este era un hombre fuerte.
   -Lo siento no he podido evitarlo, quería decirte que... te quiero.

   Alma, rió cuando tropezó con su propio pie cuando intentó bailar un poco más.
  -No puedo más, Ángel.
  -Vamos al jardín, que te refresque un poco la cara. Aquí hay mucha gente.
  -Ok.-La pareja salió al jardín, varias lucecitas parecidas a luciérnagas colgaban de los arbustos y árboles. Algunas parejas estaban sentadas en algunos bancos de madera desperdigados por ese espacio verde.
   Alma y Ángel paseaban entre risas...
  -Vamos a jugar al escondite.-susurró Ángel y salió corriendo, la chica detrás de él.
  Rieron hasta que, Ángel se paró en seco detrás de unos árboles, donde una pareja como otra cualquiera compartían un beso largo. Ella era rubia y bajita, y su acompañante alto, fornido y moreno.
   Alma miró interrogante a Ángel, pero no encontró la explicación en su rostro mudo, se fijó más en la pareja.
  Eran Lune y Odei.

3 comentarios:

  1. Oh por favor! Y digo esto porque es lo único que me sale ahora mismo O.o Yo sabía que Alma se enteraría en algún momento, pero no de esa manera. Con lo bonita que estaba quedando la noche de ellos dos y tenían que encontrarse con esa situación (Cara de circunstancia). A ver cómo reacciona Alma después de esto...

    Besoos! :)

    ResponderEliminar
  2. oh, esta niña nunca podra tener una noche tranquila y feliz?? o_O tiene que legar siempre amargarle la existencia, que cosas... solo falta que se entere de quien fue el culpable de la muerte de su hijo.. y hay si me temo que no lo aguantaria..

    besoos funny hermoso como siempre

    ResponderEliminar
  3. Madre...Pobre Alma... Me da mucha pena de verdad xD
    Beesos :D

    ResponderEliminar