Vuelo nocturno.

domingo, 16 de octubre de 2011

De nuevo otra sorpresa.

    Alma salió de la gran y nueva casa de su padre y su... madrasta. "No se merece el título de amiga." ¿Por qué había traicionado a su padre? ¿Por qué se había casado con él?
   Tan ensiasmada estaba en sus  pensamientos que no se dio cuenta de una persona que se interpuso en su camino y casi se dio de bruces.
   -Hola.-saludó.
   -¿Qué pretendes Estella?-siseó Alma. Estella parecía Marilin Monrou en persona, sin embargo, la sonrisa altiva que siempre mostraba había desaparecido.
   -Nada, solamente te quería pedir disculpas por todo lo que te he hecho, me comportado muy mal. No sabía que te afectaba tanto mis insultos, y cuando me enteré que estuvistes a punto de morir, me arrepentí. Lo siento.
   Sorprendida por la actitud tan radical de su enemiga no supo que hacer más que reírse.
   -¿Me estás tomando el pelo?
   -No, te lo juro.-extendió una mano.-¿Amigas?
   -¿Amigas?-murmuró algo ida. Nunca había tenido una amiga sin contar a su hermana. Estrechó su mano y sonrió algo tímida, Estella correspondió con otra.-Pareces menos estúpida cuando no te haces la importante.
   -Lo sé y gracias.-se soltó.-¿A dónde ibas?
   -Pues a mi casa, estoy harta de tanta gente y alboroto.
   -Te comprendo, ¿te apetece dormir en mi casa?-señalo una pequeña moto rosa que estaba aparcada en el borde de la acera.
    -Pues...
   -No estarán mis padres, la casa estará desierta.-explicó. En su voz había algo triste, como se fijó Alma.
   -De acuerdo, pero nada de líos... Estella.-debería de acostumbrarse a no llamarla Pija estúpida.
   -Vámonos.

1 comentario:

  1. Lo que tiene que pasar una persona para que la tomen en serio. Seres humanos como Estella hay muchos y siempre se acepta el perdón, ¿por qué será?
    A ver como se soluciona el tema de Lune. Y el de Ángel claro.

    Un beso :)

    ResponderEliminar