Vuelo nocturno.

sábado, 5 de noviembre de 2011

Jugando con fuego.

    Estrella rió cuando sintió una de las manos de Alma acariciando su barriga mientras que, esta le cambiaba el pañal.
    De alguna manera somos hermanas, pensó Alma.
    Lune había retornado al trabajo, dejando el cuidado de su hija a Alma todas las tardes, menos los fines de semana.
    Estrella había aunmentado de tamaño tras un mes, su pequeña cabeza estaba cubierta por una mata de rizos rubios y sus ojos eran el reflejo del de su madre: azul cielo. No había nada en ella que delatase uno de los posibles padres de la pequeña. Y, pensó Alma, mucho mejor.
     Cubrió el cuerpo de piel clara con un mono rosa como no, rosa bebé, y la acunó en sus brazos. La niña bostezó una vez mostrando sus encías rosadas y comenzó a tirarle del pelo oscuro de la chica.
      -¿Qué renacuaja?-preguntó con cariño.-¿Ya te aburres?-la bebé empezó a cerrar los ojos aunque no aflojó la presión de su manita en el mechón de pelo con el que jugaba.
       ¿Qué estará haciendo ahora mismo Ángel? se preguntó Alma soltando un suspiro, le había mandado varios e-mails contándole como estaba, sin embargo todavía no había recibido respuesta alguna. Con el tiempo comenzó a no visitar el ordenador porque le dejaba un sabor amargo, como el del chocolate negro. Sonrió tristemente y sacudió la cabeza intentando despejar la mente de esos pensamientos.
        Estrella ya dormía profundamente y de vez en cuando movía sus labios, tal vez,-sonrió Alma, por el recuerdo del biberón de cálida leche que acababa de beber.
        
         Ángel hacía los deberes de historia con ayuda de Catalie, los dos estaban sentados en una de esas viejas mesas de madera dura y oscura, en una sombría biblioteca del internado, donde muchas estanterías igual de polvorientas como el demás mobiliario, formaban hileras por toda la gran sala.
         Durante todo ese mes, Catalie no había intentado otro de su anterior gesto descarado, ni siquiera había tonteado. Se mostraba como el primer día en el que se conocieron. Por una parte se alegraba pero, por otro, ansiaba que la chica rubia, se mostrase de nuevo como en el jardín.
          Suspiró, y no pudo evitar que el recuerdo de una mirada grisácea y triste se mezclara en sus pensamientos. Había leído los siete e-mails que Alma le había enviado, pero por alguna razón, el chico no había sido capaz de contestarlos. La estoy perdiendo, y todo es por mi culpa, pensó Ángel mientras pasaba la hoja del libro con el que estudiaba y anotaba algunos apuntes.
          -¿Estás bien?-preguntó Catalie, mirándolo con sus penetrantes ojos verdes.
          -Claro.-sonrió con esfuerzo, se centró un poco más en los deberes pero soltó un respingo cuando una de las manos de Catalie, acarició su oscuro pelo.
           -Pareces tenso.-sonrió, poco a poco bajó su mano y suavemente deslizó sus largos dedos por la mejilla. Ángel no pudo evitar un escalofrío, pero se dio cuenta de que su mano estaba sobre la rodilla de la chica. ¿Cómo demonios ha acabado allí?  rozó sus muslos y subió  más allá de lo permitido. Catalie le dejó hacer, pero cuando pasaron algunos minutos, la chica agarró la mano de Ángel y la dejó sobre la mesa.
          -Nos vemos por la noche, espérame a la doce en el pasillo.-susurró Catalie rozando con sus labios la mejilla del chico.

           Hace varias semanas.        
           Odei sonrió al ver los resultados del ADN. Ya no tendría que preguntarse más.

4 comentarios:

  1. O.o Dios! Así que es de Odei! Madre! xDD
    Me dejas to' loca chica! jajaja
    me ha encantado en capi! Sigue escribiendo así!
    Muchos besos guapa! :D

    ResponderEliminar
  2. De nuevo Angel... e lamentable, en fin hermanos tenian que ser.. pero Odei me dejastes confundida :s sera oh no sera, sera oh no sera
    no hagas eso F.F T_T jejeje


    besos

    ResponderEliminar
  3. No se si pensar que la niña es de Odei o es del padre de Alma. Las cosas pueden dar muchas vueltas contigo.
    Por cierto, Ángel me está tocando las narices. Más que ángel ahora parece un demonio lujurioso que solo piensa en una cosa ¬¬ Me entristece la parte que le toca a Alma, pobrecita.

    Me has dejado intrigada con lo de Odei, aunque me puedo imaginar el resultado, pero nunca se sabe jeje
    Un beso! :)

    ResponderEliminar
  4. Vaya...la cosa se complica....a ver que pasa

    Por cierto soy Pérfida
    Un saludo coleguita

    ResponderEliminar