Vuelo nocturno.

domingo, 8 de abril de 2012

Un vestido antiguo.(Capítulo 3)

  Habían pasado dos años que a Estrella le habían parecido algo largos porque ansiaba tener la mayoría de edad para poder salir de casa y buscar el rastro de su padre en Estados Unidos. Para ello se había esforzado para sacar una beca allí, había sido duro, sacar todo sobresalientes y para nada, despistarse.
  Mañana era la gran fiesta de último año, a la que Estrella, no le importaba no asistir pero sus amigas la habían insistido hasta que había cedido.
  -Pero ni siquiera tengo vestido.-le gruño a Gabriella una de sus mejores amigas que también había sacado la beca.
  Llegó a casa y tras una zancadilla por parte de Amy, le expuso el problema a Alma.
  -Mañana es la fiesta y no tengo vestido. Ni fondos para permitírmelo.
  -Bueno yo tengo uno de cuando era joven. Me lo puse cuando tenía dieciséis pero tu no has crecido mucho y creo que te servirá.-Alma se levantó y se acercó de nuevo a la cómoda como hace dos años, y sacó otro recuerdo que guardaba en ese mueble de madera.
  Era gris y tenía una cinta marrón bajo el pecho, sencillo y bonito.
  -Pruébatelo.-dijo Alma alcanzándoselo. Estrella se desnudó y recogió el vestido y se lo enfundó. Le quedaba como el anillo en el dedo.
  -Estás preciosa, te queda mejor que a mi en mis tiempos.-celebró con una sonrisa.-Me lo diseñó tu madre.
  -¿En serio?-se fue al baño para comprobar como le quedaba, sonrió satisfecha al observarse en el espejo.
  Ya tenía vestido.
 
  La despedida se podía oler en todos lo rincones de esa sala, o eso le pareció a Estrella cuando abrió sus ojos y se sentó en la cama, sonrió nostálgica cuando acarició por quizás por última vez el mantel de la mesita. Soltó un suspiro cuando inhaló el amargo olor a café de la cocina en el que Alma preparaba el desayuno entre el crepitar de los crepes que estaba preparando expresamente para ella. La chica se acercó a la cama matrimonial en la que los mellizos dormían, acarició el pelo de Ángel.
  -¿Ya estas despierta?-la voz de Alma la sacó de su mente.
  -Sí.-se acercó ala mesita donde Alma colocó un plato de crepes y una taza de café. La mujer también se sentó y empezó a comer en silencio. Estrella la observó durante unos instantes y tabién empezó a desayunar.
  -Te echaré de menos.-dijo Alma rompiendo el silencio y mirándo a Estrella a los ojos. Sonrió tristemente como hacía siempre con esa mirada llena de melancolía y de tristeza.
  -Yo también te voy a echar de menos Al... mamá.

3 comentarios:

  1. T_T ¡EL JODIDO VESTIDO! Joder, qué recuerdos me han entrado a mi... Qué bonito, que la ha llamado mamá aunque no lo fuera T.T Estos capítulos tan emotivos me pueden... Ains...
    Y se va a buscar a su padre, Oh Dios... Qué nervios, ¿qué pasará? Yo sigo con lo del vestido XDDDDD

    ¡Muchos besos!

    ResponderEliminar
  2. oh :( ese vestido, tan feliz que fue Alma en esa fiesta hasta que miro a Odei y Lune en aquel besos :/, tantos recuerdos, Alma debio pasarcela mal, y aun asi teniendo esos dos precioso niños debe de ser duro levantarse todas las mañanas y mirar esos ojos tan identicos de las personas que quiso en un tiempo... y le dijo mamá :') ohh es que estos capitulos si no me hacen llorar me sacan sonrisas


    besos

    ResponderEliminar
  3. Ohhh! El final me ha gustado mucho. Ha sido muy bonito que la llamara mamá, porque casi que lo ha sido.
    Estrella comienza una nueva vida. Estoy deseando saber qué le deparará el futuro en Estados Unidos.

    Un beso :)

    ResponderEliminar