Vuelo nocturno.

martes, 5 de junio de 2012

Palabras (capítulo 15)

  Estrella.

  Mi padre fue enterrado a lado de Lune. Como la primera vez que visité a mi madre en el cementerio, tuve ganas de aferrarme de la mano de Alma. Con aquella edad yo me hubiera abrazado a la cintura de ella, pero ahora simplemente la miré y ella sonrió para infundirle ánimos. Vino mucha gente para el entierro, compañeros de trabajo de mi padre, su exmujer...
  -Perdona.-era el abogado de nuestro padre.-¿Estrella?
  -Así es...
  -¿Podemos hablar un momento?
  -Claro.-me aparté del lado de Alma y seguí a aquel hombre.
  -Primero quiero darte mi pésame, era un buen hombre.
  -Si...-no supe decir más.
  -Luego está esto.-del maletín que portaba sacó un folio y me lo entregó.
  Era el testamento de mi padre.
  -Vuestro padre os deja todo, la casa, los dos coches, todo el dinero del banco ha pasado a tu cuenta, las dos oficinas y los campos de cultivo... también dejó otra cosa.-era un sobre.
  -Gracias.-Para mi hija.Pude leer en el sobre. Se me hizo un nudo en la garganta.

  Horas más tarde tras excusarme a Alma de que iba un momento a comprar anduve por las calles hasta entrar en mi cafetería favorita... Alma me había contado de que ella y su hermana habían ido allí a merendar cuando aún Esperanza vivía. Me senté al lado de la ventana como siempre me había gustado y pedí un cefé. Luego saqué la cara de mi padre del bolso.
  Querida Estrella:
  Si estás leyendo está carta es que yo estaré muerto. La vida pasa rápido si no la sabes aprovechar, hija. 

  Al estar tanto en la cama me he detenido a pensar en ti, no he sido un buen padre, lo sé. Quiero que sepas que en realidad te quiero y quisiera lo mejor para ti, pero ha habido algo que en mi cambió y no me hizo tratarte como a una hija. 
  Te contaré porque nunca he podido darte un poco de cariño... 
  Una noche, en la noche que celebrábamos tu madre, unos invitados y yo, la fiesta  que había hecho para celebrar que íbamos a vivir en casa. Ya que era nueva y había sido muy difícil comprarla. Lune se fue de mi lado un momento y yo subí un momento a nuestro cuarto para cambiarme la corbata que se me había manchado. 
 La vi, Estrella, la vi engañándome con un hombre que no supe reconocer porque estaba plagado de sombras. La vi besándose con ese alguien y no pude aguantar más y me junté de nuevo a la fiesta. Cuando Lune se me acercó no pude resistir su sonrisa perfecta ni su maravilloso encanto que me embrujó y me ató a ella como siempre hacía. Nunca le dije nada. 
  Por eso no sé si eres mi hija o no, pero al pensar en la posibilidad de otro padre, me daba celos y por... de alguna manera vengarme de ella, por haberse ido con aquel hombre para luego morir, no te hacía caso, y además me hacias recordar tanto a ella... 
  Quiero que sepas que te quiero. Lo siento.

  Tu padre Jacinto.

  Suspiré... ¿por qué todo gira siempre alrededor de Lune?
  Me terminé el café y salí apresuradamente a casa de Alma.

  Pobre mi padre, las sospechas de él fueron acertadas.

  Gabriella.

  Estaba apoyada en la mesita de mi cuarto a espaldas mías Eduardo, los dos éramos uno en ese momento hasta que algo nos interrumpió: el timbre de la puerta.
  Eduardo suspiró exasperado y se apartó, yo recogí una camiseta ancha y me cubrí con el, salí para ver que imbécil había llamado a la puerta.
  Odei.
  -Perdona por molestarte, venía para ver si está Estrella por aquí...
  -No está.
  -¿Y sabes dónde puede estar?
  -No es de tu incumbencia.
  -Entiendo. ¿Bueno cuando venga puedes decirle que me llame?
  -Si, claro.-le miré fijamente y cerré la puerta.

  

  

3 comentarios:

  1. He estado un poco desaparecida. Lo siento! Los exámenes me tienen hecha una caca xD
    Sobre el capítulo 14; Mira, no es por nada, pero Odei cada vez se hace de querer más y al mismo tiempo de odiar. Es que tiene un algo que no es normal. Aunque se me hace difícil imaginarlo llorando.
    Me ha hecho mucha gracia la reacción de Canela cuando a Estrella se le ha caído el bolígrafo jajaja Y respecto al resto, entiendo cómo se siente, yo también he pasado por muertes de familiares que no sabría, a día de hoy, cómo sentirme todavía.

    En este último, la carta me ha chocado. Estando en la posición de Estrella, no me habría sentado muy bien que me dijeran que han pasado de mí por venganza a mi madre, pues al fin y al cabo, Estrella no tenía culpa de nada. Aunque Jacinto la quería mucho y es comprensible que se sintiera muy dolido.
    Después, la aparición de Odei no sé a qué viene exactamente, espero que tenga una buena razón para querer ver a Estrella de nuevo.


    Que sepas que, si actualizas pronto y yo no comento en seguida, no te preocupes que lo haré tarde o temprano xD Estoy hasta arriba, ni siquiera actualizo yo y me da mucha pena.
    Un besito muy fuerte :)

    ResponderEliminar
  2. Pobre Jacinto... fue una pena que no fuese capaz de ser un buen padre para Estrella, porque, como ha dicho Nana, ella no era la culpable de que su madre le pusiese los cuernos con otro... pero en gran parte lo comprendo... por mucho que quisiese a su hija, sabiendo que es de otro y viéndola igualita a su madre, normal que se sintiese mal...
    A mi también me ha sorprendido mucho Odei, también creo que se hace querer y odiar a partes iguales, siempre dando una de cal y otra de arena... xD
    En fin, que me haces reflexionar mucho con tus capítulos, pero eso me gusta :) jejeje
    Un besaaaazo! ^^

    ResponderEliminar
  3. Joder, qué fuerte. Pero no sé en qué bando ponerme. Vivir con la duda de que si Estrella es o no tu hija es muy jodido, pero eso de que pasen de ti y te traten mal por ese hecho... Vale que le recordara mucho a su madre, pero pobre Estrella también ¿no? -.-"
    Uy, uy, Odei... Pillín que va buscando a Estrella. Pues que hablen que hablen, que si no me quedo yo sin capítulos XDD


    ¡¡Un besazo!!

    ResponderEliminar