Vuelo nocturno.

viernes, 19 de octubre de 2012

Capítulo3.

 Realicé visitas casi todos los días a casa de Viola Sartre.
 Su actitud fría y cortante, su inmenso conocimiento sobre muchas otras cosas que no estaba en coser o en tejer, aunque de esto también sabía, la hacia una mujer interesante y diferente de otras mujeres que solo sabían abanicarse y hablar de ropa. Pasaba tardes enteras a su lado, tomando un té inglés que su padre traía desde Inglaterra, charlando.
 -La vi en un teatro de por aquí, Viola.
 -¿Lo dice usted en serio?
 -Hace unos meses, actuando.
 -Sí, es uno de mis hobbys. Mi padre no lo aceptaba al principio, pero luego tuvo que ceder porque según él: "Es la única forma de sacarte de casa y de tu salita."
 -¿No sale a divertirse?
 -Casi nunca, prefiero leer o coser mi ajuar.
 -¿Su ajuar?-sonreí.
 -Así es mi institutriz insiste que lo haga,  aunque no piense en casarme nunca, lo mejor es prevenir. Por si me sale algún marido del cielo.
 -¿Lo desea?
 -Yo no, ¿usted?
 -Sí, amo a una persona.
 -¿De qué manera?-preguntó desinteresadamente.
 -Le tengo un cariño enorme.
 -Eso es bueno, ¿cuando se casan?
 -No creo que nos casemos. Ella no lo sabe.
 -Entiendo, osea que soy yo, ¿no?-no sonrió pero su mirada era tan burlesca que no hizo ni falta. Su respuesta era tan directa que por unos momentos no supe que decir.
 -Puede ser, Viola. Usted es bella e inteligente.
 -Desea tocar mi piel.-no era un pregunta.
 -Con todo mi ser.
 -¿Quiere besarme?-me miró a través del antifaz que aquella vez era de color malva y su vestido azul mar.-Le advierto que mis besos son peligrosos.
 -No tanto como los míos.
 -Adelante, tóqueme, si es lo que desea.-vigiló mi mano mientras le acariciaba la suya. Súbitamente ella cogió la mía y la dejó sobre uno de sus pechos.-¿Le gusta?-sin esperar respuesta y tan pronto como empezó, su mano retiró la mía de improviso.-¿Desea más?
 -Sí...-ella me miró como si mirase de repente a un niño molesto y caprichoso.-Se acercó lo suficiente como para poder rozarle con solo extenderle la lengua.
 -Mañana más.-prometió y rozó suavemente mis labios con los suyos tan brevemente que pareció como si me hubiera tocado una bella mariposa negra.

2 comentarios:

  1. Me estas matando la curiosidad de saber mas sobre esos dos. Esos intercambios tan pero tan cortos... Oh Funny que nos tienes esta vez?

    besos :)

    ResponderEliminar
  2. Qué cachondos están estos dos... XDDDDDDDDDD Perdón, pero lo tenía que decir... JAJAJAJJA
    Qué misteriosa es esa chica. Me gusta, me gusta mucho esta historia... Yo sigo pensando en sus ojos, a la porra lo demás XD
    Ángelo está terriblemente enamorado, y eso también me gusta. (Hoy estos que me gusta todo) JAJA

    ¡¡Un besazo!! :D

    ResponderEliminar