Vuelo nocturno.

jueves, 11 de octubre de 2012

FINAL

 Estrella
  Los sonidos del piano, el suave silbido de las hojas secas en otoño al caer, el césped suave, las sonrisas ajenas... me hacían sentir nostálgicas, como si se me escapara el tiempo de las manos.
  Suavemente me acaricié mi rostro, mis brazos e intenté sonreír... sin pensar, sin llorar, sin sentir...
  Sin tener que pensar en nadie más que en mi, en ser egoísta por unos segundos.

  Decidí quedarme en casa. Podría estudiar aquí. Todo sería más fácil. Más volátil.


 Odei.

 ¿Se podía sentir loco por una cría de dieciocho años? ¿Se podía sentir como una presión te sofocaba? ¿Podías sentir simplemente amor y deseo por mi hija?
  La respuesta era sí.
  -Hola, mi amor.-la voz de Catalie me interrumpió de mis pensamientos.-Acabo de llegar. He comprado un par de botellas de vino para la comida, ¿sabes de dónde son? De España.
  -Genial.-respondí sin mucho entusiasmo. Me levanté del sillón y tras un pequeño beso en la mejilla de ella, me encerré en mi despacho.

  Las cosas no pasan porque si, simplemente pasan porque quieres o porque lo sientes. Si sientes que estás enamorada de alguien, seguro que sufriras de amor o acabarás con ella.

  La vida es un círculo vicioso. Siempre ocurre lo mismo, te enamoras y sufres, te enamoras y sufres...


  Una llamada a mi teléfono móvil me hizo dar un respingo, era un teléfono de España.
  -Soy Estrella. Grabiella me llamó.-se hizo una pausa.-Quisiera decirte que no te voy a causar más molestias, me voy a quedar en casa de mi hermana, ya me he cambiado de Universidad. Te pido perdón por lo que te grité, lo siento. No tengo derecho en nada. Tu en realidad no eres nadie para mi, ni yo no soy nadie para ti...
   -No digas eso... Me equivoqué. He estado todo este día pensando en ti, deseando tu risa, tu habla... tu cuerpo, tu rostro. Quiero verte.
  -No me vuelvas loca por favor. Lo único que te pido es eso. Adiós.-y sin más me colgó.

Unos meses más tarde.
Estrella.
   Había rehecho mi vida, como si fuera un trozo de plastilina moldeable. Vivía en casa de mi padre, sola, en compañía de un par de plantas que regaba todas las mañanas. Cada mes me llamaba Gabriella, contándome sus locuras como iban sus estudios, me contaba que Eduardo lo había dejado con su madre y estaban planeando casarse...Yo la envidiaba, pero no lo hacia notar, la animaba en todo y la invitaba a que pasasen una temporada por mi casa.
   Alma me veía distinta, gris según ella. Me visitaba todos los días con Amy y Ángel. Ellos me hacían sonreír y reír por las cosas de la vida.

   Hasta que un día alguien le dio al timbre de mi puerta.
   Quizás no era importante, todos los días llamaban a la puerta una o dos veces, pero ese día era mi cumpleaños.
   Era Gabriella.
   -No me lo puedo creer,-exclamé feliz abrazándola. Junto a ella, estaba Eduardo y detrás de él... Odei.
   -Has adelgazado mucho, estás blanquísima, ¿es que no cocinas bien?-ella parloteaba como si Odei no estuviera ahí.
   Se acercó hasta quedar cara a cara.
   -Feliz Cumpleaños princesa.-y al decir aquellos recordé mi sexto cumpleaños, como él también se acercó hasta quedar cara a cara arrodillándose. En esa ocasión le abracé riéndome, en esta... le besé.
   Había pensando inconscientemente en él, cada cosa que hacía me hacia pensar en él...
   Gabriella y su novio habían desaparecido sin dejar rastro cuando terminamos de besarnos... bueno sin dejar rastro, se habían dejado su equipaje con un cartel pegado: "Prepárenos nuestra alcoba." ¡Qué tía!
   -Te he echado de menos, todos los días en estos meses.-cuando iba a decir algo me cayó con un gesto.-Espera, te quiero. Me he dado cuenta ahora, te amo, por ser como eres, aparte de tu aspecto físico. Te amo.
    -Te creo.-y comencé a llorar. A llorar por lo sufrido todos esos días que no había llorado, por todos aquellos días en solitario. Él me besó de nuevo y sin más me llevó a volandas a mi cama donde hicimos el amor sin prisas, sin pensar en nada. Solo él y yo. Sonreí.


   Cinco años más tarde.
 
   Con Gabriel en mis brazos y cogida de mi mano Odei salí del hospital para dirigirme a casa de Alma.
   Cuando me enteré de que estaba embarazada hace nueve meses se lo comuniqué a Odei. Él sonrió y acarició mi rostro con cariño.
   -Estaré presente en la vida de este bebé te lo prometo.
   Cuando supimos que era un niño, él me susurró en el oído.
   -Deseo llamarlo Gabriel, como aquel niño que murió asesinado en el vientre de su madre...
   -¿Qué niño?
   No me contestó, pero no insistí, cada uno teníamos nuestros propios secretos.
   Al nos abrió y sonrío al mostrarle al niño.
   -¿Cómo se llama esta preciosidad?-dijo ella acunando al pequeño.
   -Gabriel, lo eligió Odei.-este y Alma intercambiaron una mirada que parecía como si estuvieran hablando, no supe que pensar.
 

   Alma.
   Gabriel, era uno nombre precioso, pero no evitó que tuviera que salir un momento al balcón para aguantar las lágrimas del pasado. Odei se me unió al cabo de un rato.
   -Fui yo quien mató a Gabriel.
   -Lo sospechaba.
   -Lo siento.-nos quedamos en silencio.-¿Realmente eres feliz?
   -No lo sé,-contesté sin voz.-Aún pienso que soy una adolescente y que en cualquier momento un chico de oscuros ojos y una guitarra en la mano me llamará la atención mientras que canta...
______________________________________________________________________
Buenas tardes a todas, lo siento por desaparecer de nuevo. (Se me da realmente bien verdadd?) bueno pero un día (hoy) me sentí un poco mal por no acabar al menos esta historia espero que os guste el final.
   






4 comentarios:

  1. Que final mas triste, no pude evitar que se me nublara la vista con las lagrimas. Pero al menos despejaron sus dudas y alli estan, es maldito de Odei no abandonara a otro niño, eso es bueno, creo. Y Alma :( Alma solo esta alli varada. Me parece tan triste para ella...


    Oh me emocione tanto cuando vi que las cosas seguirian, un final me dio feliz pero de alguna forma la tristeza tiene su belleza; Oh Funny :( ai que extrañe tus entradas y Comentarios, espero estes bien, y no te preocupes a mi tambien se me da bien desaparecer pero siempre termino volviendo, se me termina arrastrando la necesidad de decir algo y tantas personas lindas aqui que nos leen... evita sentirse alejada, espero te quedes un poco mas

    Besos muchos Besos

    ResponderEliminar
  2. No sabes lo feliz que soy. ¡Creí que habías muerto! Es un alivio, la verdad XDDDD Y nos traes este estupendo final de la historia T_T Dios, qué bonito. Gabriel... Cuando se separaron, creí que la historia iba a acabar muy triste, pero ahora que están los dos juntitos ^^ QUÉ BONITO T_T

    Bueno, me alegro de que estés de vuelta ^^

    ¡¡UN BESAZO!!

    ResponderEliminar
  3. Un final Agri-dulce, como sólo tú sabrías hacerlo. Con tu encanto gris personal y ese don para hacer llorar hasta con el nacimiento de un nuevo miembro como Gabriel.
    No dejo de sentir una pena inquietante cada vez que pienso en la relación que tuvo Alma con Odei y con Ángel y en cómo terminó todo. La verdad es que esta chica se merecía un final tan feliz como el que ha encontrado Estrella. Me sentía muy reflejada en ella.
    Aun así la historia me ha gustado mucho y ha sido un bonito final :)

    Un besitooo!

    ResponderEliminar
  4. Guau! Me he quedado a cuadros, tanto por esta repentina vuelta como por el final de la historia. Yo también estoy muy contenta de que hayas vuelto, no pensé que fuese a verla terminada! :) jejeje Y la verdad es que me ha gustado este final... con ese toque tan característico de tus entradas, como bien ha dicho Nana, que las hace tan diferentes ^^
    Un besazo linda!! ^^

    ResponderEliminar